APG23 en el Mundo

El Padre Oreste Benzi, fundador de la Comunidad Papa Juan XXIII, en 1983 se reunió con el Obispo de Ndola (Zambia) y lo invitó en una de nuestras casas familia. El obispo aceptó esta invitación. Mientras el obispo visitaba una casa familia, una chica acogida, con discapacidad grave, se sentó en su regazo y lo abrazó como un padre: él se conmovió profundamente y dijo: “Quiero que en mi diócesis haya una casa familia!” Así que invitó al Padre Oreste a Ndola y le pidió que encontrara alguien para ir a compartir la vida con los niños con discapacidad del lugar. En 1985 se abrió la primera misión en Zambia.

Desde entonces, la Comunidad abrió casas familia y estructuras en más de 30 países de los cinco continentes, y creó una ONG, “Compartir entre los pueblos”, que desde 1989 promueve y apoya proyectos en muchas naciones.

Invitamos a visitar las páginas de los países en los que opera la Comunidad Papa Juan XXIII para conocer los detalles de los proyectos, en los que actualmente siguen operando nuestros misioneros y voluntarios.

«Nuestro ADN es siempre el mismo: dar una familia a los que no la tienen. Un padre y una madre, y también una familia más amplia a través de cooperativas, comunidades terapéuticas, siendo parte de una gran familia. A pesar de la muerte del Padre Oreste, no sólo se mantuvieron las obras ya existentes, sino que está aumentando nuestra presencia en el mundo. El carisma sigue siendo el mismo, pero se expresa de diferentes formas.

El ADN debe inculturarse en las diferentes situaciones. Se necesitan años para entrar en la cultura de un pueblo. Lo que, sin embargo, nos reconocen al instante, es el hecho que ponemos nuestra vida con los pobres, las personas con discapacidad. En Asia estamos en un mundo predominantemente musulmán e hinduista. Por supuesto también hay momentos cuando somos perseguidos, amenazados. En el mundo africano se encuentran otras situaciones: allí se muere de hambre y por enfermedades. Compartir la vida entonces significa, ante todo, salvar de la muerte. En Europa, el eclipse de la familia se está convirtiendo en un drama social, hay una exaltación de la soledad y del individualismo. A través de la cogida de los pobres, nosotros hacemos brillar la función de la familia, ya que este es un lenguaje que todos pueden entender.

El elemento común es la acogida de los pobres siendo una única familia espiritual. También tendremos que estar siempre presentes en las periferias existenciales, como subrayó el Papa Francisco. Alguien dice: “¿Por qué seguimos abriendo realidades nuevas de compartir en lugar de consolidar las que ya existen?” Porque tenemos que ser contemporáneos con la historia: el Espíritu Santo nos está llamando, y quien sabe lo que nos espera en estos nuevos encuentros. Tenemos que estar donde hay conexiones con el Señor, en las palabras del Padre Oreste. No debemos encerrarnos en lo que ya existe. El Señor quiere que hagamos mucho más”.

Giovanni Ramonda

Done Ahora

Latest news
Iscriviti alla Newsletter IOCON
register
Desidero ricevere vostre comunicazioni e richieste personalizzate via email. Informativa Privacy
Loading…